El ARF es un festival único en su especie. Su decimosexta edición ha comenzado demostrando que el evento celebrado en la capital alavesa está pasando por una segunda juventud. Su amplia variedad de ofertas como los divertidos luchadores americanos, la posibilidad de ver el documental del festival y un show de motos dan un ambiente diferente. La jornada del viernes estuvo repleta de grandes bandas y eso quedó reflejado en los 18.700 rockeros que se acercaron a Mendizabala. Que rujan los motores ¡El ARF ha comenzado!

foto The Godfathers

El grupo encargado de abrir el evento fueron Fetitxe. Los de Bilbao son una banda que sabe cómo encender a los primeros y curiosos asistentes. Sin embargo The Godfathers tuvieron el placer de estrenar el escenario principal. Su estilo new wave que se acentúa con su último álbum A Big Bad Beautiful Noise puso más intensidad a las seis de la tarde.

foto tygersofpantang

Los vitorianos The Soulbreaker Company jugaron en casa. La banda se volcó completamente con su público y dieron un gran concierto. El heavy metal es un género que ha pasado de puntillas por esta edición. Pero Tygers of Pan Tang subieron los decibelios a niveles extremos. No faltaron grandes temas como ‘Only the Brave’ con sus respectivos solos de guitarra infinitos. Jacopo Meille es un frontman como los de antes y eso se agredece.

The Shelters son los apadrinados de Tom Petty, ¿por qué? Su directo lo demostró a la perfección. Los californianos tienen en su ADN el rock n roll, ‘Rebel Heart’ o ‘Liar’ hicieron las delicias de los fans. Mientras en el escenario Respect, King’s X recordaron los sonidos duros de los 90 al estilo Stone Temple Pilots. Aunque solamente sean tres en el escenario, tienen una presencia impresionante.

foto Cheap Trick

Cheap Trick fue la primera actuación de gran renombre del festival. El cuarteto han presentado su nuevo trabajo We’re All Alright!, pero eso no faltaron a su cita habitual con los clásicos. La voz de Robin Zander sigue estando en plena forma y también su clásico vestuario de marinero. El guitarrista Rick Nielsen no ha perdido nada de destreza pero sí voz para hacer los coros. Eso sí, no hacían falta en ‘Dream Police’ o ‘I Want You To Want Me’ gracias a un público entregado. El regreso de Graveyard también fue uno de los platos fuertes del día. Su corto -pero doloroso impasse- no fue más que un espejismo. Los suecos sonaron amplios, muy bluseros pero también duros y con carácter. Su setlist fue un grandes éxitos de su discografía, no faltaron ‘Hisingen Blues’ o ‘Goliath’.

foto John Fogerty

Y por fin, la gran joya del cartel de este año. El inigualable y único: John Fogerty. El ex de la Creedence Clearwater Revival es una maestro de la guitarra. Su actuación aquí en el ARF no ha hecho más que agrandar su leyenda. Comenzando con un pequeño documental, todo el concierto de Fogerty fue un regalo a la nostalgia. Cada tema que salía de los dedos del guitarrista enloquecía a sus fans. Por supuesto interpretó ‘Fortunate Son’ o ‘Bad Moon Rising’ mientras imágenes en forma de retrospectiva pasaban por detrás. John Fogerty no hizo más que agrandar su leyenda en el ARF.

foto The Hellacopters

Pese a que ya actuaron el año pasado, The Hellacopters volvieron a los escenrios del ARF. En esta ocasión el sonido sí que les hizo justicia y sonaron como solos ellos saben. El ritmo vertiginoso que le daba Dregen a la canción convirtieron el directo en una fiesta al rock n’ roll. Lejos de tocar solo temas primerizos, Nick Royale y los suyos sorprendieron a sus seguidores con canciones como ‘I’m in the Band’. No existe una forma mejor de cerrar una jornada del ARF que con un bolazo eléctrico de los suecos.