Tras tres jornadas de conferencias en el BIME Pro con los mayores expertos del mundo de la música, el BIME Live dio su pistoletazo de salida. Durante dos días el Bec! ha acogido a las mejores bandas del indie, rock o electrónica del mundo. Ha habido sorpresas, bailes y muchísima calidad sobre los escenarios. En total se acercaron 23.700 personas asistieron al festival para darlo todo. ¿Cuál fue el mejor grupo del BIME Live? ¿Y el más espectacular? Vamos a hacer un repaso de lo acontecido.

foto Pablo und Destruktion

Los guipuzcoanos Rural Zombies estrenaron la edición de 2017. Los primeros asistentes se acercaron a ver a la banda local estrenando los temas de su segundo álbum. Su mezcla de indie y post punk casa a la perfección y suena notablemente bien. Por otro lado y con una propuesta más clásica, Pablo Und Destruktion puso su blues y letras afiladas al servicio de sus fans. El asturiano tiene mucha música en sus dedos y lo demostró en el BIME Live.

foto Royal Blood

Meute pusieron la nota diferente del día. Los alemanes ocupan todo el escenario ya no solo por sus integrantes, sino por su show. Toda una sorpresa. Después de esta techno marching band, Royal Blood se subieron al escenario como la banda más importante del día. Mike Kerr y Ben Thatcher son puro rock y lo demuestran con cada tema. Su setlist no decae en ningún momento gracias a temas como ‘Come On Over’ o ‘Light Out’. No echan de menos a una guitarra, se nota que no lo necesitan. Sencillamente espectaculares.

foto RIDE

El cantautor Bill Callahan no es para todo el mundo. El norteamericano salió a escena con una guitarra semiacústica y junto a un compañero con una eléctrica. Interpretaron temas de su anterior etapa como Smog y también de sus últimos álbumes. Pudo aburrir a algunos pero es verdad que si conectas con él es una experiencia diferente. Para los que quisieron caña el concierto de Ride fue perfecto. La banda británica tocó canciones de su último disco Weather Diaries pero no se olvidaron de clásicos como ‘Vapour Tail’ o ‘Leave Them All Behind’. Los de Andy Bell suenan compactos en directo y demuestran que con los años han madurado y no se han oxidado.

foto Metronomy

Las siguientes opciones tras Ride fueron de lo más dispares. Primero Einstürzende Neubauten opositaron desde su anuncio como uno de los shows más esperados. Blixa Bargeld es toda una eminencia de la escena noise e hizo valer su posición frente al público del BIME Live. No faltaron sus clásicos instrumentos hechos por ellos mismo y retumbaron todo el escenario Antzerkia. Sin duda uno de los regalos de este BIME Live. Y la segunda opción fueron Metronomy. La banda de Joseph Mount son el grupo perfecto para poner a bailar a cualquier festival, y así fue. No faltaron los temazos más conocidos como ‘The Look’ y ‘The Bay’, que fueron celebrados con saltos y cánticos. Su actitud en el escenario Thunderbitch es intachable y merecen estar en cada festival.

foto BIME

El cierre de esta primera jornada corrió a cargo de Orbital, cuyo espectáculo de luces siempre es impresionante. Los años pasan pero este dúo británico es imperecedero. Los islandeses Kiasmos también pusieron su granito de arena como última actuación del día. Tras estos, todavía quedó Gaua para los más valientes y los que tenían fuerzas.

foto TOPS

El segundo y último día del BIME Live estuvo mucho más concurrido que la jornada inaugural. La primer sorpresa llegó con la actuación de TOPS. Los canadienses triunfaron desde el conocimiento de la mayoría de asistentes. Por otra parte, Melange dieron todo un recital de psicodelia y folk en el escenario Antzerkia.

foto Las Bistecs

Las Bistecs es imposible que dejen indiferente a nadie. Las amas o las odias -aunque la gran mayoría las adora-. Este dúo formado por Alba Rihe y Carla Moreno Parmenter demostraron que no hace falta ser virtuosas de la música para triunfar. Ellas apuestan por un objetivo claro: pasárselo bien. Los versos de cada canción están cargados de crítica, ironía y, sobretodo, mucho humor. ‘Señoras Bien’, ‘HDA (Historia del Arte)’ o ‘Universio’ se han convertido clásicos instantáneos de su electrodisgusting. Tras las catalanas, el grupo de punk Idles demostraron todo su poderío frente a los asistentes. Con apenas un álbum publicado, los de Brighton no se andan con tapujos y, con la distorsión a tope, fueron una apisonadora.

foto Delorean

Mientras Delorean homenajeaban a Mikel Laboa con un show lleno de gusto y luces, BNQT tomó el escenario Heineken. Su estilo rockero y folk fue de lo más destacado de la jornada. La superbanda contó con Alex Kapranos durante el tercer y último tema antes de subirse al escenario con Franz Ferdinand. A veces pudo parecer que la banda estuvo falta de ritmo pero fue de lo más notable del día. Una vez terminado BNQT, la fusión de flamenco y rock instrumental de Exquirla emocionó el escenario Antzerkia. La verdad es que El Niño de Elche tiene una voz impresionante y Toundra es la mejor banda para acompañarle. Los asistentes quedaron boquiabiertos y fue uno de los conciertos más destacados de la segunda jornada.

foto Franz Ferdinand

Y qué mejor forma de terminar que con los cabezas de cartel. Franz Ferdinand son ya historia de la música gracias a su gran cantidad de hits. Sin embargo este es un comienzo nuevo para los escoceses ya que cuentan con un nuevo guitarrista. No se puede decir nada sobre su directo, siempre son sublimes y con una ejecución milimétrica. No faltaron clásicos como ‘Take Me Out’ o ‘Do You Want To’, perfectas para que las primeras filas de fans cantases al son de Kapranos.

foto BIME

Si con Franz Ferdinand la fiesta fue máxima, The Prodigy la llevó al siguiente nivel. Impredecibles y enérgicos, los británicos derrocharon ganas por los cuatro costado. Si su objetivo era dejar a todo el mundo alucinado, lo consiguieron con matrícula de honor. Empezar con Breathe es toda una declaración de intenciones. Pero no paró ahí: ‘Invaders Must Die’, ‘Omen’ o ‘Smack My Bitch Up’ retumbaron el Bec!.

foto BIME

En último lugar antes de dar rienda suelta a Gaua o a Viktor Ollé, el show de luces de Vitalic fue la mejor forma de concluir la jornada. Su espectáculo titulado ODC consistió en unos cuantas estructuras cuadradas por encima de Pascal Arbez que subían o bajaban durante los temas. Una vez finalizado el concierto del francés, y con una hora más, Gaua volvió a convertirse en la mejor opción para continuar la noche.

Ya solo queda esperar al BIME Live del próximo curso tras la buena experiencia de este año. Aunque ahora en noviembre los festivales más importantes del país moverán ficha de cara al verano que viene. ¿El primero? El Bilbao BBK Live con Gorillaz y The xx.