Por fin el Primavera Sound dio su pistoletazo de salida. La jornada del jueves prometía estar llena de buenos conciertos y así fue. Desde las cuatro de la tarde fue un no parar y con caminatas constantes. Pero eso es el Primavera Sound, un menú de actuaciones casi infinito y un buen rollo desde el principio. Durante los primeros conciertos el calor hizo acto de presencia, sin embargo a la noche llegaron temperaturas más agradables. Aún así el Párc del Fórum que se adapta perfectamente al festival truene, nieve o haga un calor asfixiante.

Primavera Sound

La primera cita musical estuvo protagonizada por la norteamericana Nikki Lane en el escenario Auditori Rockdelux. Su country al más puro estilo de Nashville consiguió que más de uno se quitase la gorra como de un cowboy se tratase. Kokoshca fueron los encargados de abrir el escenario adidas Original. Su concierto de apenas media hora logró conectar con el público gracias a su incendiarias.

Cymbals Eat Guitars son una de las bandas 100% primavera. Su mezcla de indie rock y emo dejó a más de uno con la boca abierta. Mientras los catalanes Mishima tocaban en casa, Kevin Morby y su rock estándar pero nostálgico sufrió en el escenario Heineken. Alexandra Savior protagonizó la decepción del día. Ni sus músicos ni ella estuvieron a la altura de las expectativas.

Alexandra

Tras el concierto de la solista norteamericana y de camino a Broken Social Scene, Arcade Fire salieron a escena en un escenario improvisado. Interpretaron temas nuevos y también sus clásicos, ¡toda una sorpresa! Sin embargo Broken Social Scene no se quedaron atrás gracias a todos los himnos que tocaron.

Arcade Fire

Solange puso nota diferente con su R&B y una puesta en escena impresionante. Pero Bon Iver se alzó, sin duda, con la mejor actuación del día. Su intensidad en directo con los temas de 22, A Million y un público entregado fueron los ingredientes de un concierto inolvidable. El tema ‘Skinny Puppy’ puso la nota final logrando que todo el Primavera Sound la corease.

Solange

Mientras Slayer encendía a la gente con su heavy de ritmo infernal, el doblete de psicodelia de The Black Angels y King Gizzard & The Lizard Wizard abarrotaba escenarios secundarios. Los pogos se sucedieron en ambos conciertos mientras imágenes de colorines daban ponían el ambiente.

Slayer

Tristemente las piernas no dieron más de si. Apenas con un par de actuaciones más a la vista y con The xx como principal actuación mañana es mejor una retirada a tiempo. El Primavera Sound es indefinible, hay que vivirlo para entenderlo.