Diez años han pasado desde que me regalaron, el ya clásico, Un Día por el Mundo. Sin embargo, nada ha cambiado en el directo del sexteto de Tres Cantos, excepto porque cuando regresa a casa lo hace por una puerta cada vez más grande, ¿qué será lo próximo? Se preguntarán hoy los 38.000 fans que acudieron el sábado a la Caja Mágica de Madrid a ver una de las bandas españolas con mayor repercusión internacional.

Solo ellos han llegado a tanta gente en su género y, este fin de semana, pasaron a escribir sus propias líneas en la historia de la música independiente. Un género que hoy ya puede decir, liberado, que forma parte de la cultura más popular de nuestro tiempo. Y es que Vestusta Morla no solo suena indie, si no que se produce, distribuye y promociona de manera totalmente independiente. La consecuencia ha sido que la pasada noche de San Juan, nadie se quiso perder a esa banda la cual, hace algunos años, vieron tocar en las fiestas de Valdemoro o en aquel BBK Live de 2009, a las seis de la tarde.

El calor no quiso estropear la velada, la cual empezó con el single que pone nombre al último trabajo y a la gira de presentación, Mismo Sitio, Distinto Lugar. Los nervios empezaron a calmarse con Maldita Dulzura y Cuarteles de Invierno, llevando el cierre del primer acto hasta Copenhague. El segundo punto de giro cogió rumbo por La Deriva hasta terminar el concierto con Los Días Raros, que puso la nota de romanticismo a la noche más corta de año. Largo e intenso, el show no dejó a nadie indiferente. Cierto es que al final quedaron ganas de más pero, después de haber hecho historia y mientras pasen siempre por casa, ¿qué más les podemos pedir a Vetusta Morla?

Os dejamos un repaso en imágenes.