¡Cómo pasa el tiempo! Parecía ayer cuando dos hermanos locos por la música decidían montar un festival en la Costa del Sol. Sin embargo el FIB va a soplar 23 velas este próximo julio. El festival por muchos ingleses apodado como «el Glasto del sol» se ha convertido en un clásico entre los festivaleros.

El festival comenzó fuerte en 1995: tres días, Velódromo de Benicassim y bandas internacionales como The Jesus and Mary Chain, Charlatans o Echobelly. Funcionó tan bien que un año después volvió a ser un éxito incluso repitiendo bandas, además la incorporación de nuevas apuestas como Garbage o The Chemical Brothers.

Pero fue en 1997 cuando el FIB triunfó. Con un cartel con Blur, Suede, Pavement fue tal la demanda que tuvieron que cambiar el recinto para meter a todos los fibers. Los años posteriores llegaron grandes nombres como Sonic Youth o Bjork.

El FIB se había convertido en la fusión perfecta de leyendas de la música con bandas jóvenes que estaban triunfando en aquellos años sobre todo por Reino Unido. Alguno se echó las manos a la cabeza cuando unos Arctic Monkeys encabezaron una de las jornadas en 2007, a día de hoy son una las bandas más esperadas por todos.

A partir de 2008 la oferta empezó a dispararse obligando al FIB a reinventarse y arriesgar con sus cartel año sí y año también. En 2009 el festival presenta un cartel espectacular con Oasis – fue su última actuación en España –, Franz Ferdinand, The Killers y Kings of Leon.

La etapa más moderna del FIB empieza en 2010 con una oferta de grupos electrónicos en posiciones altas como The Prodigy, M.I.A. o David Guetta. La organización ha mantenido su posición líder cerrando la pasada edición con más de 170.000 fibers. ¿El secreto? Carteles que quitan el hipo con Blur, Muse, Major Lazer, Florence + the MachineKendrick Lamar…