Tras una primera jornada marcada por la comunión de Bon Iver con su público, The xx trataron de llegar también a ese punto. Los asistentes, ya metidos de lleno en el espíritu del festival, sacaron sus mejores outfits para combatir el calor durante el día y más de uno sufrió el fresco del mar por la noche. Este segundo día no exigía andar ya que los mejores conciertos estaban en la zona principal.

AMBIENTE

El cuarteto de Mungia, Belako, despertaron a los más tempraneros con temas de su disco Hamen y con alguna canción nueva. Cada concierto que dan los vascos crecen un poco más. Whitney no es una banda indie rock al uso. El batería -que es el cantante también- y el resto de la banda interactuaron con el público y se sintieron como en casa. Mitski, con el bajo enfundado, dio un concierto emocionante. Demostró que dará que hablar en el futuro.

belako

The Growlers se presentaron para tocar los temas de su disco City Club. Pese a ser bueno, el cantante y su voz rota no consiguieron encandilar al público. Mientras, en la otra punta del festival, Mogwai presentó en exclusiva su nuevo disco. Una de las actuaciones imprescindibles fue Mac DeMarco. ¿Por qué? El norteamericano vive a tope sus conciertos. Tocó canciones nuevas y viejas pero acabo en ropa interior cual luchador de sumo. Su espíritu es 100% festivalero.

Mac DeMarco

Y por fin The xx. La banda de Oliver, Jamie y Romy saltaron al escenario para demostrar por qué son cabezas de cartel en todos los festivales. Las primeras canciones se notaron faltos de volumen. Se mostraron agradecidos y cercanos entre temas pero mientras tocaban no conectaron con el público que ya estaba predispuesto a entregarse. Una pena porque su setlist es impresionante pero la ejecución no hizo justicia.

El dúo de rap Run The Jewels son la caña. Literalmente. No se les puede pedir más actitud y, pese a que se les fue la luz, continuaron improvisando con un concurso de baile. Los de Brooklyn molan y ellos lo saben. Cualquiera que diga que Jamie xx es mejor en directo que The xx sería un loco. Sin embargo así fue. El Dj comenzó con un tema de Frank Ocean y la gente se volcó con el show.

Run the jewelsLas últimas actuaciones fueron las de Flying Lotus o Priest. El primero, con una puesta en escena estilo 3D, puso la nota electrónica al cierre del día. Por otro lado, el que quiso acabar con guitarras pudo disfrutar del post-punk de Priest. Su último álbum, publicado este mismo año, sonó perfecto en directo.