Ya son muchos años de festivales en este país, incluso algunos como el FIB llevan 23 ediciones celebradas. Eso ha dado a la aparición de prototipos de festivaleros que hay siempre en este tipo de eventos. Algunos hacen gracia y otros menos pero, lo que es seguro, es que todo el mundo va a pasárselo bien. Quizá te apetezca saber con qué tipo de gente te vas a topar este año. Un consejo, cuidadín con el quinto.

      1. El fan. Sin este tipo de asistente no existirían las primeras filas abarrotadas de gente pidiendo el setlist y las púas de sus artistas favoritos. Están horas antes de la apertura de puertas con camisetas del grupo y cantando sus temas a viva voz.
      2. El postureta. Da igual que estés viendo una banda que acaba de debutar en España, este asistente dirá que sonaban mejor en sus orígenes. Se meterá con el repertorio y disfrutará lo justo pero renegando. Para él lo mejor del día no es el cabeza de cartel sino el penúltimo grupo del lineup que hacen rock experimental psicodélico.
      3. El ligón. Puede que a plena luz del día no puedan identificarse pero cuando llegan los DJs este tipo de festivalero se desata y se acerca a todo lo que se mueva. Aviso, no les gusta volver solo o sola a la tienda de campaña.
      4. El VIP. Nunca queda del todo claro cómo ha conseguido esa entrada pero siempre está en la zona noble del festival codeándose con artistas y gente ilustre. Su nivel de felicidad es proporcional a las fotos que tenga con famosetes.
      5. El fiestero. La mayoría de los mortales no son persona cuando llegan a las siete de la mañana tras una jornada de festival. Este individuo es capaz de aguantar hasta que acabe el último DJ de la carpa sin sentir cansancio.
      6. El moderno. Ha estudiado los looks de Coachella para inspirarse y tiene todos sus conjuntos seleccionados para el fin de semana. Puede parecer hortera pero en realidad, este asistente es el más trendy de todo el festival.
      7. El instagramer. Tras horas esperando a tu grupo favorito con una posición privilegiada para verlos, de repente la persona de delante saca la cámara y no para de grabar y de hacer fotos en todo el concierto. Tendrá agujetas en los brazos al día siguiente pero es el precio por tener ese Instagram más chulo.
      8. El habilidoso. Este festivalero tiene un superpoder, no se le cae el vaso de cerveza NUNCA. Puede durante un concierto de punk saltando, siempre tendrá en la mano su bebida pase lo que pase.